Actualmente creo q no hay ningún enlace activo, solo el blog es un bonito recuerdo de aquellos años del 2007 cuando se solía compartir todo tipo de cosas, compren originales jajajaj

13 April 2008

“El sueño de estudiar en el extranjero se puede convertir en un infierno” (EL LADO OBSCURO DE ESPAÑA)

Esta historia es de

Alejandro Ordaz Moreno.

16 de Marzo de 2008.

Estimados compañeros:

Hola mi nombres es Alejandro Ordaz Moreno soy M. en Ing. titulado de la Universidad de Guanajuato. Actualmente soy estudiante de Doctorado en la Universidad de Sevilla en España. Estoy haciendo una especialidad en el Área de las Energías Renovables. Como muchos de ustedes yo provengo de una familia de clase media que con esfuerzo y trabajo, y aprovechando las oportunidades que el México de hoy nos ofrece hemos salido poco a poco adelante. Yo vine a estudiar a España con una beca de CONACYT .

Todo en mi vida marchaba perfectamente en orden hasta que la madrugada del 8 de Marzo tuve la peor experiencia de mi vida. Luego de salir de un bar cercano al piso (departamento) donde vivo y faltando aproximadamente unos 70 m para llegar fui detenido por una pareja que viajaba en un automóvil. La mujer, que iba en el lado del copiloto, se empezó a comunicar con alguien diciendo algo como: “Tenemos al chico moreno que quieres”. Luego se bajo con una pistola y me ordenó que fuera a la parte trasera del automóvil, por la parte de afuera, donde me esperaba su compañero. Ella me dijo que eran policías y saco una cartera que me mostró pero por la oscuridad del lugar no pude ver bien. Ellos iban vestidos de civiles y a mi me pareció que actuaban de una manera muy extraña. Desde el momento en el que vi la pistola comencé a pensar lo peor y me puse muy nervioso. La mujer seguía comunicándose con alguien y hablando de mi, mientras yo aproveche para acercarme al hombre y preguntarle que ocurria, a lo que no me supo responder. El actuaba muy extraño. Luego el hombre fue hacia dentro del automóvil y saco una sirena que coloco encima del automóvil. En esos momentos yo creía que se trataba de un juego de ellos, en el que creían hacerme creer que eran policías. Todo el procedimiento era muy extraño para mi, porque además nunca me pidieron que me identificara. En esos momentos me entro un ataque de pánico y me puse muy nervioso. Empecé a creer que se trataba de un secuestro o algo parecido. Pensé lo peor, la pistola me tenia muy nervioso y solo quería escapar de esa situación. Así que aproveche un descuido de la pareja y le di un puñetazo a la mujer, por ser la que representaba un mayor peligro por la pistola, y traté de correr pero su compañero me agarró y empezamos a pelear. En ese momento me sentí perdido, creí que iba a morir a mi me preocupaba mucho, la pistola de la mujer. En un instante la mujer se incorporó a la pelea y me empezó a apuntar con el arma. Yo recuerdo haberme lanzado sobre ella, mientras el hombre me golpeaba, para tomarle el cañón de la pistola y hacer que apuntara hacia el suelo, y recuerdo que yo solo quería salir de esa situación, y por fin hubo un momento en que lo logré. Yo estaba muy espantado y trate de correr hacia mi piso. Más adelante como a 50m del lugar de los hechos se encontraba una pareja dentro de un automóvil. Yo recuerdo haberme detenido allí y haber abierto la puerta del piloto para pedirles ayuda. Yo trataba de meterme al automóvil, pero ellos muy espantados me empujaban impidiéndome entrar. Yo me aferraba al volante del automóvil y les gritaba que por favor me ayudaran, que llamaran a la policía porque me querían secuestrar. Ya luego alguien me saco del automóvil y vi a la policía uniformada. Yo sentí mucho alivio de verlos y recuerdo que todavía les gritaba por ayuda. Pero gran sorpresa me lleve al ser recibido a golpes por ellos. Aun recuerdo que el primer golpe me lo dieron en la boca con la cacha de una pistola de lo cual me rompieron un diente. Luego me pegaron una paliza con las macanas y la cachas de las pistolas, producto de lo cual tengo mas de diez suturaciones en toda la cabeza. Yo estaba muy desconcertado y nuevamente entre en pánico. Me subieron a golpes a una patrulla y me llevaron a un hospital. Camino a ese hospital ellos hablaban que me iban a matar y a echar al rió. Yo estaba muy espantado y tenia mucho miedo de morir. En el hospital hubo un momento en el que perdí el conocimiento y los policías me reanimaron a puros golpes. Todo era muy extraño para mi, incluso me sorprendió que el “medico” tolero ese tipo de abusos. Luego me llevaron a otro lugar donde me tuvieron encerrado hasta el lunes 10 de Marzo. Yo luego me entere que ese lugar es una cárcel a la que llaman el “punto cero”. Durante mi estancia en esa cárcel recibí toda clase de agresiones físicas y raciales. Cada vez que había un cambio de guardia iban a mi celda agentes para agredirme y golpearme. En una ocasión un agente me agarró a golpes con un tolete en la espalda y la que yo me defendía metiendo el brazo y el antebrazo de mi mano izquierda, producto de la cual termine con el brazo negro de moretones. Otros me pateaban las espinillas y otros me amenazaban con sus armas apuntándome en la cabeza. En una ocasión uno de los agentes metió su arma en mi boca y amenazo con dispararme. En esa misma ocasión estaba presente el jefe del lugar agrediéndome verbalmente, me decía: “indio de mierda” te vamos a regresar muerto a tu “país de perros”, “país de indios”, “sois unos indios”. Decían que yo había intentado matar a sus compañeros.

Hasta el lunes que me sacaron para llevarme a declarar a los juzgados permanecí incomunicado, aun cuando habia dado los datos de un amigo, con el que comparto piso.

Toda la policía estaba muy molesta conmigo. Yo ingrese en la cárcel de los juzgados aproximadamente a las 9 am y hasta como a las 9 pm me llevaron ante el juez. Todo era muy extraño porque siempre atendían primero a personas que llegaban mucho después, evidentemente estaban complotando algo.

Ya en entrevista con el juez me enteré que las personas con las que había tenido la pelea eran policias en cubierto que buscaban a un chico con mis características. La verdad es que todo fue una confusión y estoy consciente que cometí un error, del cual estoy muy arrepentido. Pero ahora ellos montaron una “película” en la que me ponen como todo un asesino profesional. Están molestos por lo de la pelea, y declararon que yo les puse una paliza, los desarme e intente dispararles en la cabeza con la pistola, pero que no los mate porque la pistola no tenia balas y tenia puesto el seguro. Lo cual es una mentira, la verdad es que esa noche yo iba muy borracho y solo hice por escapar, y en el intento mantuve una pelea con dos personas que yo creía que me querían hacer daño, pero eso fue todo, yo solo quería escapar de la situación. Yo entiendo que estén molestos por la situación y estoy dispuesto a que se me juzgue por mi error, pero de ninguna manera quiero que se pasen por alto mis “derechos humanos”, que al parecer aquí en España solo los conocen para bien suyo. Yo mantuve una pelea con personas armadas que creí que me querían hacer daño y están molestos por eso. Pero ellos, en un acto cobarde, me golpearon estando yo con los grilletes puestos y sin oponer resistencia alguna. Además, en la cárcel (punto cero) me pegaron con todo e hicieron conmigo lo que quisieron, y eso si lo ven bien.

Hasta antes del accidente yo era una persona normal, como todos ustedes compañeros. Pero ahora ellos me han tratado y me han hecho ver como un criminal. Pero como todos ustedes saben compañeros, a nosotros se nos hace un riguroso estudio entre los cuales se nos pide estar limpios de antecedentes penales. Y las personas que nos hemos esforzado por ganar una beca CONACYT para estudiar en el extranjero es porque nos hemos dedicado a estudiar duro, y definitivamente distancian mucho de ser criminales.

España es un país con lugares fantásticos y Sevilla es uno de ellos y al igual que en cualquier lugar existen toda clase de personas y desgraciadamente ahora me esta tocando conocer el otro lado de la moneda. Me he dado cuenta que todavía existe mucho racismo hacia los latinoamericanos, que todavía nos ven como inferiores. Y en el fondo creo que gran parte de mi problema es debido a eso. Además de que los policías se creen dioses. Ahora están llevando mi caso como les da la gana inventando cosas con tal de hundirme. Porque todos los argumentos que plantean no tienen lógica alguna. ¿En verdad creen que un “nerd” estando borracho podría golpear a dos policías y desarmarlos? Solo están montando una “película” para arruinarme la vida. Y eso sumado a la burocracia del “sistema de justicia” hace que la cosa pinte todavía peor.

Me he atrevido a contarles mi lamentable historia para que al menos quede registro de cómo es la “justicia española”, para que anden con mucho cuidado. Con esto también me gustaría que por favor me ayuden a dar a conocer mi historia a otros compañeros que para que esta llegue muy lejos y si es posible hasta oidos del presidente de México. Para que se entere como trata la “justicia española” a un ciudadano mexicano que vino a España a prepararse para en un futuro cercano formar parte de la fuerza intelectual que esta llevando a México a ser un mejor país.

En estos momentos me encuentro preso en la cárcel de Sevilla en espera del juicio que dictaminara mi sentencia. Solo les pido que por favor me ayuden a dar a conocer mi historia a más compañeros. No soy solo una historia, soy una persona normal como ustedes, y para probarlo pueden encontrar información de mi trayectoria profesional, escribiendo mi nombre en el Google.

Reciban un cordial saludo.

Alejandro Ordaz Moreno.

Centro Penitenciario Sevilla

Ctra. Torreblanca-Mairena Alcor, Km.3.5

No comments:

Post a Comment

NO HAY PEDO SI NO COMENTAS